Qué es la microbiota y por qué su cuidado durante la primera infancia es clave para la salud digestiva futura

El conjunto de bacterias que se aloja en el sistema digestivo bien podría decirse que trabaja casi como un órgano más del cuerpo humano. Gastroenterólogos y pediatras coinciden en que «el desarrollo de defensas para prevenir enfermedades que se puede dar en el intestino por esa composición de bacterias es la gran ventana de oportunidad en esa etapa de la vida»

Cada vez hay más evidencia del rol que cumple la comunidad de bacterias en el intestino, lo que se conoce como «microbiota», durante las primeras etapas de la vida. Estas bacterias son billones de microorganismos que interactúan en el sistema digestivo e impactan en muchas funciones. Si hay mayoría de «bacterias buenas», eso es favorable para el desarrollo adecuado del aparato digestivo, y ayuda a prevenir trastornos funcionales, sobrepeso y obesidad a futuro, y del sistema inmunológico, para prevenir enfermedades y alergias.

Lo que se haga durante los primeros mil días de vida del bebé, que van desde la gestación hasta los dos años, condiciona su salud futura y su desarrollo integral en la adultez. Al respecto, la médica gastroenteróloga María del Carmen Toca, de la Sección de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición del Hospital Nacional Alejandro Posadas, sostuvo que «el desarrollo de defensas para prevenir enfermedades que se puede dar en el intestino por esa composición de bacterias es la gran ventana de oportunidad en esta etapa de la vida. Una microbiota saludable asegura un menor riesgo de diarreas de los lactantes, de alergias alimentarias y de trastornos funcionales como cólicos».

Lo que se haga durante los primeros mil días de vida del bebé condiciona su salud futura y su desarrollo integral en la adultez
En la misma línea, el médico pediatra gastroenterólogo Christian Boggio Marzet, coordinador del Grupo de Trabajo de Gastroenterología y Nutrición Pediátrica del Hospital Pirovano, detalló que la microbiota interviene en muchos aspectos del crecimiento y del desarrollo del aparato digestivo: «El estado de salud digestiva que podamos tener en la edad adulta también va a depender de qué intervenciones tempranas se hayan hecho con impacto en la microbiota, donde las decisiones sobre la alimentación juegan un papel fundamental».

De este y otros temas debatieron gastroenterólogos y pediatras durante el III Encuentro de Expertos en Salud Digestiva, denominado «Todo Comienza en la Panza», organizado recientemente por Nutricia-Bagó.
Acerca de los beneficios que aportan las bacterias buenas en el intestino, Toca explicó que producen sustancias que interactúan con el cerebro, el hígado y el tejido graso, e intervienen en la síntesis de vitaminas. «Su presencia es el principal estímulo para el desarrollo de la inmunidad intestinal, necesaria para generar mecanismos de defensa de todo el organismo», sostuvo.

Además, producen en el intestino ácidos grasos de cadena corta que favorecen el desarrollo de células epiteliales, mejorando el funcionamiento del colon y generando energía que el intestino utilizará como nutriente.

Toca explicó que la conformación de la microbiota «comienza antes de nacer con un pequeño desarrollo de bacterias que llegan desde la placenta y se acentúa en el parto vaginal, cuando el bebé traga secreciones de la madre al pasar por el canal de parto. Luego, se irán sumando los microorganismos de la piel y la boca de la mamá, y, sobre todo, aquellas bacterias benéficas presentes en la leche materna».

Los trastornos digestivos funcionales
Estos son un conjunto de signos y síntomas que pueden afectar a las personas de cualquier edad, producen dolor y malestar, pero no representan una enfermedad real, no se traducen en un proceso orgánico o lesiones. Algunos son el colon irritable, la constipación y la distensión abdominal.

La conformación de la microbiota comienza antes de nacer con un pequeño desarrollo de bacterias que llegan desde la placenta y se acentúa en el parto vaginal
Boggio Marzet, quien además es director de la Maestría en Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica de la Universidad del Salvador, señaló que en el caso de los bebés, «los más frecuentes son los cólicos y las regurgitaciones (vómitos recurrentes), que se estima que afectan a más de la mitad de los recién nacidos».

Los datos a nivel mundial indican que los cólicos afectan al 20% de los niños y las regurgitaciones al 30%. Ambos están vinculados al proceso de maduración del tubo digestivo, donde la nutrición y la microbiota son clave. En la mayoría de los casos, estas situaciones revierten luego de los seis meses de vida, ya que forman parte de un proceso propio del crecimiento.

De todos modos, padres y profesionales deben estar atentos a la aparición de signos como problemas de aumento de peso y talla, brotes en la piel y problemas respiratorios. «Estas manifestaciones pueden ser señales de algo más allá del trastorno funcional, como la enfermedad por reflujo o alergias como a la proteína de la leche de vaca», refirió Boggio Marzet.

Fuente: https://www.infobae.com

Leave a Reply